Archivo | agosto, 2011

Publicación Nº 18 :: Agosto 2011

26 ago

Para ver el álbum de fotos completo del Boletin Nº18 del mes de AGOSTO, haga click sobre la siguiente imagen:

Nº18 :: AGOSTO :: 2011

¡Sensacional Noticia!

26 ago

Se nos ha informado que se ha formado la primera Conferencia chilena de la Sociedad de San Vicente de Paul… ¡en el Cielo!

Esto se debe a la llegada a ese Lugar de nuestro querido Director del Hogar Buen Samaritano don Luis Vives Fernández.

La información es que llegando allá se juntó con Gustavo Vives, su hermano, y también antiguo Director de ese Hogar; con su papá don Fernando Vives quién fuera uno de los Fundadores del Hogar allá por los años 80 y con su mamá la Sra. Clarita Fernández quién también fuera por muchos años gran colaboradora y Directora de la Sociedad de San Vicente De Paul de Señoras.

‘Lucho’ que aquí en la tierra, junto con regalarnos su agradable compañía y cariñosa simpatía, en las reuniones en que participaba, se esmeraba por aportar muy buenos comentarios a los evangelios. Sus consejos profesionales siempre atinados ayudaron siempre a la administración.

Estamos ciertos que los frutos de esta nueva Conferencia en el Cielo se verán prontamente, y que muchos de nosotros, los de la tierra, nos entusiasmaremos  por ir luego a participar con ellos….

“Nuestras realidades”

26 ago

Gustavo Gonzalez
Presidente Fundación Hogares SSVP

Hoy vivimos momentos muy tensos y difíciles, frente a los que no podemos ser indiferentes. Es acá donde debemos preguntarnos, ¿qué nos pide hoy Dios? Se que muchos creemos que nada podemos hacer, pero no es así, este tiempo es una gran invitación a participar activamente de todo. Tenemos mucho que dar de nosotros; nuestras fortalezas y nuestras debilidades, para que las cosas se mejoren. Como dijo Benedicto XVI a Jesús, no se puede llegar solo, necesitamos de los demás y especialmente del más próximo para llegar a Él. Por eso desde hoy los invito con mucha fuerza a cambiar las cosas desde nuestras realidades, siendo más pacientes, tener siempre una sonrisa en los labios con una palabra amable para quien te mire, no creamos que tenemos la verdad en las discusiones. Porque lo importante son las personas, no el tema en sí y lo más importante, unámonos en una gran oración por Chile. Pidámosle a la Virgen del Carmen, que es nuestra patrona, que nos cuide y nos de entendimiento para poder conquistar nuevamente el corazón de nuestra Patria.

Con mucho cariño para todos ustedes,

Gustavo.

Santa Luisa de Marillac: Patrona de “Nuestras” Asistentes

26 ago

El 12 de agosto es un día muy importante para los Hogares de Ancianos de la Sociedad de San Vicente de Paul, ya que es en esta fecha donde se celebra y reconoce el trabajo realizado por las mujeres que cuidan y protegen a los adultos mayores que viven en las distintas residencias de la SSVP, a lo largo de todo Chile. Es un compromiso por agradecer el trabajo del personal de la Institución y su labor de entrega, servicio y dedicación.

Pero además, ese mismo día se celebra el nacimiento de Santa Luisa de Marillac, patrona que protege e inspira a nuestras Asistentes de Ancianos. Este año en particular, se celebran 350 años de San Vicente de Paul y de Santa Luisa de Marillac, quienes siempre ayudaron al más necesitado. 

Santa Luisa fue una mujer líder que enfrentó los miedos de ponerse a la cabeza de los proyectos de caridad que San Vicente de Paul le encomendaba.  Fue esposa y cuidó fielmente a su marido hasta la muerte, fue madre, suegra y abuela, un ejemplo de mujer en la vida diaria, que veía en la atención y cuidado de los ancianos a un Cristo necesitado material y espiritualmente.

En virtud del ejemplo de vida de Santa Luisa de Marillac, fundadora de las Hermanas de la Caridad, todos los hogares de la Sociedad de San Vicente de Paul quedaron invitados a celebrar a nuestras asistentes de ancianos, invitando al personal a participar de una misa o liturgia con bendición de las manos. Además de un desayuno, cóctel o almuerzo, y entrega de regalo representativo (logo institucional, oración de Federico Ozanam u otro).

 

¡Felicitaciones y gracias por su dedicación y entrega!

NOVEDADES :: AGOSTO 2011 ::

26 ago

1.- Día de las Asistentes de Ancianos

Durante el 12 de agosto, todos los Hogares de Ancianos de la SSVP, celebraron el “Día de las Asistentes de Ancianos” y acá compartimos algunas experiencias.

 

  • Hogar Betania – Santiago:

Se realizó un almuerzo de camaradería, donde la directora del hogar, Sra. Fanny Astudillo, leyó 5 saludos, enviados por apoderados del hogar.

Además, se les entregó un presente a las asistentes, que consistía en chocolates y bombones, junto a un Rosario.

Acto seguido, Rosana Vera, asistente del hogar, leyó un poema para todas sus compañeras, para luego terminar con una misa dedicada a las festejadas, donde se las llama al altar y se bendicen sus manos.

Las asistentes Leslie, Ivonne y Rosana.

Bendición de manos: Paty Zarate, Andrea Ibacache, Anita Obreque y Amada Espinoza.

Rosana Vera leyendo un poema escrito por ella y dedicado a sus compañeras.

  • Hogar San Bernardo – Puerto Aysén:

Las asistentes del Hogar y del Centro Abierto de la XI Región, celebraron en conjunto el día de las Asistentes. Para ello, se buscó un reemplazo, para cubrir las horas  de las personas que tenían turnos, y se les preparó un rico coctel, con empanadas de queso, hechas por la directora de ambas residencias, Sra. Luisa Llancahuen, para que cuando ellas llegaran estuviera todo listo en el Centro Abierto. La celebración se inició con una oración, donde posteriormente, la directora les contó a las asistentes, sobre la vida y obra de Santa Luisa de Marillac (patrona).

Se les regaló a cada una, un chocolate con un pensamiento de Luisa pegado al bombón. Cada una leyó el pensamiento que les tocó y reflexionaron juntas en torno a ellos. Las asistentes quedaron muy contentas y agradecidas con la institución, porque es la única vez en el año que están todas juntas, despreocupándose un rato de sus labores y así poder compartir y celebrar  todas, su día.

Asistentes Hogar San Bernardo

Asistentes almorzando

Asistentes junto a Directora del Hogar, Sra. Luisa Llancahuen

  •  Hogar Buen Samaritano – Santiago:

Se festejó el día de las asistentes -el viernes 12 de agosto- con un rico desayuno, donde la Directora del Hogar, Sra. María Laura Jerez, saludó cada una de las festejadas, además de agradecerles y felicitarlas por su trabajo y compromiso  con los residentes y la Institución. Más tarde, compartieron un almuerzo,  y como regalo se les dio un masaje exprés a cada una.

 La celebración terminó con una hermosa misa donde se realizó la Bendición de Manos.

Almuerzo en el comedor del Hogar (De izq. a der.: Alejandra Llanos, Viviana Chodiman, Carolina Quezada, Soledad Vásquez, Maria Rosales, enfermera Alejandra Fuenzalida, Rosa Allende, Gladys Ramírez, Teresa Ramos, Mirtha Cornejo, Leonor Espinoza, Maria Toribio y Yolanda Moreno)

Masaje Express (De izq. a der.: Alejandra Llanos y M. Elena Vallejos.

Misa celebrada por el Padre Alberto Hitschfeld, con Bendición de Manos.

  • Hogar Espíritu Santo – Santiago:

Las Asistentes celebraron su día temprano en la mañana, con un rico desayuno. Cada una recibió de parte de la directora del Hogar, Amelia Collantes, un lindo obsequio que consistió en un monedero con pensamientos de Santa Luisa de Marillac.

Asistentes Claudia Quinteros, Jeanette Jorquera, Claudia Morales y Mireya Miranda disfrutando de un rico desayuno.

Grupo de Asistentes después de haber pasado un grato momento tomando un rico desayuno.

  • Residencia Amor de Dios – Santiago:

La celebración del Día de la Asistente comenzó con la visita de la Hermana Elena Arancibia, de las Hermanas de la Caridad, quien dio una estupenda charla sobre la vida y obra de Santa Luisa de Marillac, haciendo énfasis en el carácter de la santa y todas las virtudes que la destacaron, lo que hizo pensar en lo importante que es tenerla como guía en nuestras labores diarias y anhelar ser reflejo de su abnegación y humildad.

Se preparó un panel que tenía información sobre Santa Luisa, fotos de la celebración del año pasado, además de la oración y bendición de las manos. En esta ocasión, los apoderados de nuestros residentes enviaron a las asistentes emotivas cartas de saludos y agradecimiento por su valioso trabajo, las que también se publicaron.

El día 12 de agosto se hizo una misa con todo el personal asistencial, Residentes y Apoderados del Amor de Dios en la que se procedió a la bendición de manos de las asistentes.

Posteriormente se realizó un almuerzo, donde se premió a dos asistentes: Sra. Oriette García, quien fue elegida como “Espíritu Vicentino”, y la Sra. Gladys Araya, quien ganó el premio a “mejor compañera”.

Bendición de Manos

Las asistentes disfrutan de su día con un rico almuerzo.

Sra. Gladys Araya, quien ganó el premio a “mejor compañera”.

  • Residencia de la Santa Cruz – Santiago

Las Asistentes de Ancianos del Hogar tuvieron una linda celebración. Primero participaron de una misa en conjunto con los residentes, donde el padre bendijo sus manos. Luego, las asistentes disfrutaron de un cóctel, donde recibieron las felicitaciones de los apoderados, quienes les enviaron cartas agradeciendo su sus cuidados, cariño y entrega para con sus padres para, finalmente, festejaron todas con un muy rico almuerzo.

Bendición de manos.

Las asistentes disfrutan de su día con un rico almuerzo.

Foto grupal junto a directora de la Residencia Marcela Oyaneder

  • Hogar Cerro La Virgen – San Javier

Los abuelitos del hogar, agradecieron por la “paciencia y cariño con que los atienden”, a las Asistentes, por su día. Además, el párroco Gonzalo Aravena, bendijo las manos de las colaboradoras y se les regaló una piochitas de la SSVP, además de un Pergamino hecho por la directora del Hogar, Julietta Fuentes, donde aparece la “bendición de las manos”. Para finalizar, las festejadas disfrutaron de un rico almuerzo con comida china.

Bendición de manosDe izq. a der.: Nancy Vergara, Erica Maureira, Sonia Araya, Isabel Parra, Párroco Gonzalo Aravena, Elizabeth Loyola, Jeanette Colipi, Mariela Urrutia, Cecilia Alfaro y Elizabeth Parra.Don Sergio Monje, gran pintor de Linares, junto a Héctor Leyton (quien dormía en la hospedería del Hogar de Cristo de Linares). Atrás, don Abel Muñoz (indigente traído por carabineros), y Benigna Torres.

Don Sergio Monje, gran pintor de Linares, junto a Héctor Leyton (quien dormía en la hospedería del Hogar de Cristo de Linares). Atrás, don Abel Muñoz (indigente traído por carabineros), y Benigna Torres.

 

2.- Charla sobre Santa Luisa de Marillac en Hogar Amor de Dios

Con motivo de la celebración del Día de las Asistentes de Ancianos de la SSVP, el 12 de agosto (día del nacimiento de Santa Luisa de Marillac), es que el Hogar Amor de Dios, decidió invitar a la Hermana Elena Arancibia, Hija de la Caridad, a dar una charla sobre la vida y obra de esta santa que ha sido elegida como patrona que protege e inspira la vida y trabajo de las asistentes.

La Hermana Elena contó que “no podemos dejar de admirar y reconocer en Santa Luisa de Marillac valores que en su tiempo eran poco comunes en una mujer. Lo que nos lleva a amarla en su grandeza tanto por su bondad hacia el sufrimiento, como también por su acción caritativa hacia los más necesitados”.

Luisa de Marillac nació en 1591. Fue hija de madre desconocida y de un noble quien le proporciona una formación de excelencia. A los 15 años, desea entrar al convento de capuchinas, debido a que siente la necesidad de ser una religiosa, pero la disuaden debido a su delicada salud. Al morir su padre y, a instancias de sus tíos, Luisa se casa con Antonio Le Gras (secretario de la reina), con quien tiene un hijo, llamado Miguel Antonio.

Luego de varios años, el señor Le Gras muere –santamente en sus brazos-, y desde entonces, Luisa decide entregarse totalmente a Dios. Francisco de Sales se convierte en el guía espiritual de ella y la encamina a Vicente de Paul.

La hermana Elena, agrega que “Luisa de Marillac se convierte en la principal colaboradora de Vicente, fundando conjuntamente las Hijas de la Caridad, un camino radicalmente nuevo de vivir la vida consagrada femenina en su tiempo. Ella es una mujer de carácter sencillo, sensible y profundamente cristiana. A través de Vicente siente que el sentido de su vida es entregarla por los más necesitados y por sus hermanas. Así vivirá su vocación y su entrega a Dios. Juntos y unidos a un sinfín de personas, serán como un río que lleva el agua del amor e inundará gran parte de la sociedad de su tiempo y llegará hasta nosotros”.

La actividad de Las Hijas de la Caridad – congregación religiosa católica femenina dedicada al servicio corporal y espiritual de los pobres enfermos-, es sobrehumana, hasta que Luisa cae abatida, el 15 de marzo de 1660. Vicente de Paul también cae enfermo y muere 6 meses después que ella.

Luisa de Marillac “con sus palabras pero sobre todo por su forma de actuar, intentó abrir al respeto de cada persona, ayudándoles a descubrir bajo las apariencias, la dignidad de los pobres, respetando y trabajando con las Hijas de la Caridad en pié de igualdad”, afirma Sor Elena.

Al finalizar la charla, la hermana invitó a las asistentes del Hogar Amor de Dios a seguir siempre lo enseñado por esta santa, para luego terminar cantando una canción que compuso cuando estuvo destinada en una escuela de Punta Arenas, y justo para una de las celebraciones de Santa Luisa de Marillac, se le pidió a todos los colegios un conjunto de canto. “Con los alumnos de octavo, les hablé de Santa Luisa y les pedí que escribieran lo que más les gustó de ella, y con eso elaboré el canto”, finaliza la hermana.

Canción de Sor Elena:

 Una luz brilló para ti

Fue en el día de Pentecostés

Una luz brilló en tu vida

Te mostró el camino a seguir

 

Luisa lo siguió con ardor y fe

Junto a Vicente de Paul

Descubrió a Cristo en el pobre

Y con gran amor lo sirvió

 

Es la caridad y la humildad

De la tierra sobre el gran país

Las aldeas, campos y barrios

Los pobres, no pueden esperar

 

Es la caridad y la humildad

De la tierra sobre el gran país

Las aldeas, campos y barrios

Los pobres, no pueden esperar

 

3.- Visita a Concepción por celebración del “Día de las Asistentes”

Conscientes de la necesidad de estar siempre en contacto con nuestras obras y Conferencias, y debido a la celebración del Día de las Asistentes, celebrado el 12 de agosto, es que el Presidente Nacional de la SSVP, don Francisco Velasco Echazarreta, junto a las Coordinadoras de Hogares, Sras. María Elena de Castro y María Paz Lobo, visitaron los Hogares de Ancianos “San Vicente de Paul” (San Pedro de la Paz) y “Francisco Javier Baeza” (Penco), ubicados en Concepción, además de visitar las Conferencias de la VIII Región, los días 11 y 12 de agosto.

Así, durante el primer día, se realizó un desayuno en el Hogar de San Pedro de la Paz, donde Francisco Velasco, saludó al personal y agradeció su loable labor, además de hacer entrega de la piocha institucional a cada uno de los presentes. Posteriormente, María Elena de Castro expuso sobre Santa Luisa de Marillac, patrona de las asistentes.

Más tarde, Francisco Velasco junto a María Elena y María Paz, fueron a la Reunión Conferencia con el Concejo Central en el Club de Concepción.

En la tarde, se realizó una reunión –en el Hogar de San Pedro de La Paz-, con ejecutivos de la empresa Norske Skog, quienes donaron $ 5.000.000 para el arreglo de la calefacción del hogar.

Don Francisco agradeció su colaboración y los motivó para la creación de una alianza entre  el hogar y la empresa.

Antes de finalizar el día, se realiza una visita a la Conferencia “San Pablo” y “Cristo Resucitado”, en Coronel.

Al día siguiente, el presidente nacional junto a las coordinadoras de hogares, asistieron a un desayuno en el Hogar de Penco, junto al personal, quienes además reciben un llavero institucional.

El personal expone la preocupación por la mala alimentación de los abuelos y la poca preocupación de los apoderados por sus residentes. Don Francisco agradece la sinceridad y lealtad para con los abuelos y se compromete a estudiar el tema.

Finalmente, se visita la Conferencia “Federico Ozanam” en Talcahuano.

 

4.- Celebrando el “Día de la Solidaridad” en Residencia de la Santa Cruz

Este 2011, se cumplen 59 años de la partida de San Alberto Hurtado, quien nos dejó una gran enseñanza de vida: Ayudar a los más necesitados a través de la caridad. Por lo mismo, el 18 de agosto –fecha en que fallece este santo-, se celebra el “Día de la solidaridad”.

Así es como en la Residencia de la Santa Cruz, para celebrar este día, se entregaron cajas bendecidas las cuales, en su interior, tenían pura mercadería que se juntó durante el mes  por el mismo personal, y posteriormente estas cajas fueron sorteadas para el personal de la Residencia.

Una invitación a entregar cariño y ayuda a todos quienes necesitan una mano “amiga”.

 

5.- III Encuentro de Voluntarias de las Conferencias de Arica e Iquique

Con la asistencia del Presidente Nacional de la Sociedad de San Vicente de Paul, Don Francisco Velasco; el Coordinador Nacional de las Conferencias, Don Eugenio Zegers, y la Coordinadora de Hogares, Sra. María Paz Lobo; se realizó el III Encuentro de Voluntarias de las Conferencias de Arica e Iquique, el 27 y 28 de julio de 2011.

También participaron 14 voluntarias de la Conferencia de Iquique, más 4 voluntarias de la Conferencia de Arica y la participación de las Hermanas Carmen Gloria, Susana y Marina, miembros de la congregación Hijas de la Caridad (Congregación religiosa católica femenina, dedicada al servicio corporal y espiritual de los más necesitados).

El día 27, el encuentro se inició con el rezó del Santo Rosario en la Capilla del Hogar San Vicente de Paul (Iquique), para luego celebrar la Santa Misa. Posterior a eso, se hizo un reconocimiento a los años de participación en la Conferencia del Hogar San Vicente de Paul, de Iquique. Entre ellas estaba: Graciela Henríquez Valle (30 años), Juana Flores Aravena (30 años), Luisa Cortez Contreras (30 años), María Ojeda González (25 años), Sandra Díaz Bianchi (21 años) y Leslia Morales (21 años). Luego se realizó un cóctel en honor a las condecoradas con la Medalla de San Vicente de Paul.

Voluntarias recibiendo la 'Medalla de San Vicente de Paul' por sus años de servicio.

Al día siguiente, también se realizó una misa en la Capilla del Hogar. Después vino el saludo de bienvenida del Presidente de la SSVP, Francisco Velasco, quien agradeció la participación de las voluntarias de la Conferencia de Arica, para luego realizar una presentación sobre la misión de los hogares y la importancia de las conferencias de voluntarias.

Francisco Velasco hablando sobre la importancia de la SSVP.

En seguida, habló don Eugenio Zegers, quien expuso sobre las Conferencias y la Unidad. Luego tocó el turno a la Sra. Luz Miranda, presidenta de la Conferencia de Arica, quien agradeció la invitación para luego hacer un recuento de las actividades realizadas. Luego tocó el turno de la Sra. Sandra Díaz, presidenta de la Conferencia de Iquique, quien expuso sobre la vida de la Conferencia, la espiritualidad y actividades que realizan. Por último, se realizó un Taller denominado “Ser Almas y Luz del Mundo”.

Don Eugenio Zegers dando charla.

Al finalizar el encuentro, todos los participantes, realizaron la foto oficial, para dejar plasmado en imágenes, dicha actividad.

Foto Oficial

 

6.- Encuentro anual del COFE, con directoras y dueñas de casas, de los Hogares de Santiago

 Como ya es tradición, el pasado 22 de Junio nos reunimos con las Directoras y Dueñas de Casa de los Hogares de Santiago. Esta vez nos abrió sus puertas para la reunión, el Hogar Amor de Dios, donde Marcela Valenzuela y María Victoria Campos pusieron todo el calor de hogar para hacer de esta ocasión un momento muy acogedor.

Fue una tarde entretenida, de relajo, donde se reunieron varias Directoras y Dueñas de Casa, las cuales no siempre tienen la oportunidad de conversar de las cosas triviales de la vida; de los temas que sólo a las mujeres nos interesan y no de trabajo. Como siempre el COFE preparó algo entretenido para compartir y romper el hielo: esta vez fue un Test para cuantificar las cualidades de cada una y ver las capacidades para dirigir los Hogares de SSVP, en otras palabras, un entretenido Pictionary. Les contaremos que lo mejor era la cara de algunas integrantes nuevas, ya que no sabían de qué se trataba la invitación que recibieron: cuando les informamos que la Gerencia nos solicitó hacer una evaluación sicológica para saber sus capacidades de dirigir Hogares de Adultos Mayores y que luego sería informado al Presidente de la SSVP, después de algunos momentos entendieron que sólo era una broma; formamos dos grupos y pudimos constatar lo fácil que es para estas mujeres formar equipo. Compartimos regalos de amiga secreta y por supuesto la comida fue lo mejor. ¡Qué apetito feroz!

 

No podemos despedirnos sin dar las gracias a la Presidencia de SSVP, por darnos la oportunidad de reunirnos simplemente a relajarnos. También dar las gracias a las asistentes a esta reunión, donde siempre llegan con toda la energía de pasarlo bien y seguirnos el juego. Es un agrado para nosotras compartir con ustedes!

COFE

Entrevista a nuestras Asistentes de Ancianos

26 ago

Orfa Riquelme: “Asistiendo con cariño a nuestros abuelos”

Nací en Santiago de Chile. Mi madre se llamaba Marta y somos 9 hermanos, pero por problemas de salud, a 3 de mis hermanos y a mí, nos crió la tía Rosa (hermana de mi mamá).

Me casé con Luis Pérez a los 24 años y tuvimos 2 hijos maravillosos los cuales son mi mayor alegría. Llevo 25 años de matrimonio y mi marido es el hombre perfecto, ya que no sólo es un buen padre y esposo, sino que además, colabora con las cosas que necesita una de las residentes del Hogar, Sra. Yolanda Martínez.

Llegué a la SSVP el día 15 de diciembre de 2000,  a través de una prima que estaba trabajando como paramédico en el Hogar. Primero trabajé en turno de noche y después de un tiempo, cambié los turnos para el día. Y debo decir que el Hogar Espíritu Santo, no sólo me ha entregado un trabajo maravilloso, sino que además me ha permitido capacitarme, creciendo cada día más como profesional. Para mí, estar en este hogar ha sido una parte muy importante de mi vida. De hecho, cuando llegué a trabajar, yo venía por un tiempo, pero luego no pude irme, ya que moría de pena dejando a mis “abuelitos”. Además, desde que mi mamá ya no está, me he aferrado mucho más a mi trabajo, el cual me entrega muchas satisfacciones, además de recibir mucho cariño por parte de los residentes del Hogar.

 

Ivonne Ruiz: “Trabajar con los abuelitos es muy reconfortante”

Soy casada hace más de 25 años. Tengo dos hijos: una joven (24 años), que estudia enfermería y un varón (18 años), que cursa su primer año de Pedagogía en Educación Física. También viven con nosotros mi nieta Isidora, que es el “Sol de la Casa”, y mi suegra Felisa. En general, todos nos llevamos muy bien y confieso que en mi tiempo libre, me dedico a mi familia y a compartir con ellos.

Llegue al Hogar Betania hace 5 años. Mi vecina trabajaba acá y fue ella la que me animó a venir. Estuve 1 año en la cocina, después trabajé 1 año en lavandería y el resto del tiempo como Asistente de Ancianos. Si me preguntan qué es lo que más me gusta dentro del Hogar, con toda certeza puedo contestar que los abuelos, porque me encanta trabajar, compartir y estar con ellos. Al principio los veía tan desvalidos, me daba mucha pena, pero con el tiempo he aprendido muchas cosas; una de ellas fue a quererlos como son, con lo bueno y no tan bueno.

Actualmente, estoy apoyando al área de enfermería, en actividades diversas como: pedir horas médicas al consultorio, retiro de exámenes, acompañar a los abuelos a sus controles médicos, y apoyo en la preparación y entrega de medicamentos. En fin, de todo un poco.

Para mí el Hogar en mi segunda familia. Soy una persona muy cariñosa, muy de piel, así que estar aquí me reconforta, y si no me sintiera así no creo que podría estar trabajando aquí. Con mis compañeras compartimos gran parte del día, por un mismo fin que es atender a los abuelos, por eso uno se acostumbra al trabajo con las compañeras, ya que se establecen los afectos y la preocupación por el otro.

Espero seguir trabajando en el Hogar, aprendiendo y compartiendo con mis queridos abuelos y abuelas, junto a mis compañeras. Para mí, una sonrisa, un cariño, o ver a los abuelitos contentos y alegres es es mi retribución; con eso me doy por pagada.

María Fierro: Toda una vida en San Vicente de Paul

26 ago

 

Llegué a este hogar en 1942, cuando era administrado por las Damas de la Sociedad de San Vicente de Paul. Antiguamente esto estaba formado por casitas que consistían en una gran pieza. Como a mi mamá no le gustaban las multitudes y quería vivir en un lugar tranquilo, fue así como llegamos a este hogar: ella con 41 años y yo con 20. Pero para poder entrar al hogar había que llegar con referencia.

La dueña de ese entonces, era Misia Anita Vergara de Larraín (hija de Ana Montt de Vergara, una de las fundadoras). Mi mamá tenía una prima que se vino del campo hacía 14 años y era la niñera de la señora Elvira Valdés de Matte. Entonces mi madre fue hablar con ella para pedirle la recomendación, pero la Señora Elvira le pidió a su madre, la señora Perpetua Freire, que era muy amiga de Misia Anita, que lo hiciera. Ella al tiro nos recomendó.

Fue así como un día jueves –que era día de visitas en el hogar- fuimos a hablar con la señora Anita. Al ver la recomendación dijo, “a la señora Perpetua no le puedo decir que no”. Igual costaba mucho entrar, pero tuvimos suerte, porque la pieza que nos dieron justo se desocupó, ya que la señora que vivía ahí, se cambió a otra pieza que era enladrillada. Una semana después, nos instalamos junto a mi mamá en la pieza número 17.

Mensualmente se pagaba 40 pesos, pero no teníamos luz. Nos alumbrábamos con lámparas a parafina y velas. Igual las piezas eran tan luminosas que no se extrañaba la luz.  Después Misia Anita nos colocó un empalme eléctrico, y las que querían podían sacar electricidad de ahí. Igual se nos cobraba 17 pesos, porque era la “tecnología” del momento. Tampoco teníamos agua dentro de las casas, si no que contábamos con pilones afuera no más. Los baños eran comunitarios, pero no había duchas, así que sacábamos agua de las piletas y nos lavábamos “artesanalmente” dentro de las piezas. Lo que sí, las habitaciones eran muy resistentes, de hecho, ni nos llovíamos cuando había tormenta. Incluso cuando se salió el Mapocho, nunca nos pasó nada.

Un poco de historia

Mi mamá era originaria de Rengo, pero nunca le gustó el campo, así que se vino a Santiago. Antes vivíamos en la calle Lastra, que ya no existe, y de ahí nos cambiamos a Picarte. Luego, mi mamá entró a trabajar como empleada del capellán del Monasterio del Carmen de San Rafael (Independencia). Ahí también me crié yo, hasta que el Capellán falleció. Después demolieron el monasterio y vendieron (ahora están en la Reina, creo), y ahí nos quedamos nosotras, volando sin casa. Partimos al campo porque allá había casa, pero de nuevo mi mamá no se acostumbró. Así fue como nos trasladamos a San Vicente de Paul.

Nací el 5 de noviembre del año 1921. Fui al colegio pero estudié las preparatorias no más. De 1º hasta 6º básico. Estudié en la Escuela 92 hasta primero, y luego en la Escuela 91, pero creo que ya no existen. Nunca me casé ni pololeé, porque yo acá (en el hogar), me dedicaba a cuidar abuelitas, así que no me faltaba entretención. Tampoco tuvimos problemas para pagar puntualmente al hogar, ya que mi mamá tenía una pensión de veteranos del ‘79 (Guerra del Pacífico), porque mi papá peleó por Chile en ese entonces, pero falleció cuando apenas tenía 4 años. Así que no tengo muchos recuerdos de él.

Esto antes era como una cité; la puerta no se cerraba por lo que entraba el panadero y el lechero, entre otros. Además, el hogar tenía un letrero bien grande que decía “Asilo San Vicente de Paul”, pero cuando asumió como presidenta la Sra. Sofía Concha de Aldunate, ella le cambió el nombre a “Hogar” porque según ella ‘el otro era muy feo’.

Todas las piezas tenían jardín afuera y nosotras nos preocupábamos de mantenerlo lindo, por eso teníamos muchas flores. Además, teníamos clases de pintura y durante muchos años, nosotras mismas cocinábamos. Hasta que no recuerdo de qué Ministerio exigieron que en los hogares se diera comida, así que ahí nos pusieron comedor.

Luego mi mamá, el año 1965 fallece a los 71 años. Así que me pasaron a la pieza 15. Siempre se hacían fiestecitas acá. De hecho, el día martes venía la Sra. Isabel Errázuriz y los viernes venían las Sras. Sarita Hurtado y María Teresa Somer, que eran mujeres socialité que nos acompañar a tomar once. Venían hartas damas que nos visitaban, así que no nos faltaban los regalos y las fiestas.

También una vez vino el alcalde de Independencia, quien nos hizo una fiesta, además de traernos muchos regalos. Parece que antes éramos pobres porque nos pasaban regalando cosas. De hecho, hace muchos años que el alcalde dejó de venir porque dijo que ahora estábamos ‘ricas’, jajaja.

Por otro lado, los de la Municipalidad venían todas las semanas a desinfectar los baños y una vez al año, las piezas. También, una vez al mes, traían gatos para que se comieran los ratones que aparecían con la construcción de edificios a los alrededores. Y después no vinieron más. De hecho una vez me topé con la gente de la Municipalidad y les dije ‘ustedes nunca más fueron, nos abandonaron’, a lo que uno de ellos me respondió ‘pero si están ricas ahora’.

Otra persona que nos visitaba a menudo, era el Padre Munita quien hacía la misa todos los meses. Pero él venía cuando teníamos la capilla antigua, que estaba al fondo y era grande. Después de un terremoto, la capilla sufrió muchos daños, así que la demolieron. Sufrimos un buen tiempo, porque no había dónde velar a la gente, así que al final hacíamos los velorios en las piezas. Años después se construyó la nueva capilla.

Más tarde llegó la luz y era otra cosa. Gracias a la Sra. Gabriela Varas de Marín, tuvimos agua dentro de las piezas y también nos dio la luz permanente. Porque la luz se daba a las 7.00 y había que cortarla a las 22.00 hrs. Entonces ella la dejó durable.

Ahora como  puede ver, construyeron un nuevo hogar, cuyo nombre es “Espíritu Santo” y sólo quedan ‘ruinas’, como le digo yo, a las piezas antiguas. Esto, porque llegó el modernismo y tuvimos que aceptar. Así que nos pasamos de las ‘casitas’ a estos nuevos departamentos. La parte antigua ahora quedó de bodega.

Lo que más recuerdo de esos años, son las fiestas que se hacían para la pascua en la Alameda. Nosotros nos amanecíamos y cuando ya aclaraba teníamos que esperar hasta las 7 de la mañana, entonces llamábamos a un carro y nos íbamos a una plaza acá cerca y llegábamos cuando se volvían a abrir las puertas. Éramos un buen grupo de abuelas. Hoy, sin embargo, de las más antiguas en el hogar, sólo quedamos la Pamela Moscoso y yo.

He tenido una muy linda vida acá, como puede ver y lo mejor es que no me arrepiento de nada, aunque sí me habría gustado ser profesora, pero no se pudo no más. Por lo mismo, estoy muy agradecida de haber llegado a San Vicente de Paul, que ha sido lejos, el mejor hogar que pude tener.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.